¿Honestamente?

/ / Noticias, Opinión
ENTREVISTA A ANA MARCELLO, CANDIDATA AL CONGRESO POR PODEMOS

ANA MARCELLO, DIPUTADA EN EL CONGRESO POR PODEMOS

De lo acontecido el miércoles pasado se aventuran dos conclusiones: el PSOE ha elegido y Ciudadanos cumple la misión para la que ha nacido. Frente a la posibilidad de llegar a un acuerdo con las fuerzas del cambio, el partido de Sánchez ha cerrado legítimamente un acuerdo con la derecha que representa su claudicación a la política económica y laboral del señor Garicano. Ciudadanos, por su parte, fiel a sus principios fundacionales, consigue evitar un pacto de gobierno capaz de modificar el rumbo de las políticas que han sido tan lesivas para la mayoría social. Aquello que fue pensado como un ‘Podemos de derechas’, en boca del presidente del Banco Sabadell, cumplió con su función de partido-tapón evitando lo que habría podido ser un pacto de gobierno capaz de cambiar el rumbo de las políticas de recortes en nuestro país.

De entre las concesiones hechas por el PSOE en el acuerdo se evidencia haber convertido el verbo derogar en una palabra extranjera. No se derogará la reforma laboral, no se derogará la modificación del artículo 135 de la Constitución ni tampoco la Ley Mordaza. Estas tres cuestiones en las que Podemos y PSOE parecíamos ser coincidentes podrían haber sido fácilmente consensuadas en un pacto de gobierno de progreso y cambio. No obstante, el PSOE ha preferido reducir aún más las indemnizaciones por despido y aceptar un sucedáneo del contrato único de Ciudadanos en lo que no es sino una suerte de tercera reforma laboral. También incorpora el famoso «complemento salarial» que premia con dinero público a los empresarios que pagan bajos salarios.

Las pinceladas de política social que recoge el acuerdo no causan menos desasosiego: grandes titulares pero sin ninguna concreción ni dotación económica para llevarlas a cabo. Es imposible ejercitar los aspectos sociales que incluye el documento entre PSOE y Ciudadanos sin modificar la estructura del ingreso. No es posible revertir los recortes practicados en los años del PP reduciendo el déficit al ritmo que marca Bruselas y sin hacer una reforma fiscal en profundidad (lo que nos lleva a preguntarnos si quizás se proponen seguir multiplicando nuestra ya abultada deuda). Resulta un insulto a la inteligencia presentar un documento sin memoria económica, como también lo es la pregunta que se la ha formulado a la militancia del PSOE (¿diversas fuerzas? ¿gobierno progresista y reformista?).

Pedro Sánchez decía haber llevado al acuerdo lo que ya estaba en la calle ¿a qué calles se refiere? Sin duda, no se trata de aquellas que siguen llenándose para impedir puertas derribadas en desahucios y que reclaman la dación en pago. Tampoco de las calles por las que caminan los cientos de miles de castellanos y leoneses que están en situación de desempleo. Sin duda, el acuerdo no contiene la voz de esa calle que es a dónde se van los mineros tras ver cómo unos y otros juegan con su futuro laboral y sus esperanzas.

Seguimos sin saber a qué se refería el aspirante a presidente, pero las que sí estamos en las calles y ahora en las instituciones seguiremos reclamando y exigiendo garantías y no promesas.

Artículo Diario de León